The Dharma Manifesto

Francisco Albanese

A principios de este año, recibí por el correo postal The Dharma Manifesto con una dedicatoria de su autor Sri Dharma Pravartaka Acharya, libro que me había interesado debido a una afinidad personal con la India Védica y el estudio y comprensión de las religiones. Durante algunos años había leído escritos de Sri Acharyaji (quien no es sólo un guía en materias de Sanatana Dharma, sino también titulado en filosofía y magíster y doctor en estudios religiosos), los que iban desde estudios espirituales y esotéricos (como los publicados en Helios Journal) y otros donde se posicionaba el autor como enemigo del marxismo y el liberalismo, desde una perspectiva, digamos, védica.

Cuando comencé a leer pensé que sería algo notablemente distinto, intangible y hasta demasiado abstracto, que es lo que sucede en la mayoría de los libros de temáticas espirituales, cayendo siempre en el cliché reduccionista de sinonimizar lo espiritual con lo religioso y ritual. En el caso de  The Dharma Manifesto, la realidad es muy distinta.

Como es costumbre para los libros de Arktos Media, John Morgan prologa desde su mirada como editor, justificando el por qué de la edición del libro y cómo éste se relaciona con la línea editorial de Arktos.

Los temas tratados en el libro son muy amplios, y el primer capítulo —Foundational Philosophy— guarda relación con la taxonomía y vocabulario manejado el Nacionalismo Dharma, exponiendo su conexión con entre la Ley Natural y las grandes civilizaciones ancestrales, donde se hace mención de algunos escritos y sagas que serían exponentes en esencia de la Liga Natura, tales como el Mahabharata, La Ilíada, los Eddas, el Cantar de los Nibelungos y otros. Desde el primer momento en este capítulo que hace de apertura, vemos constantes referencias a las culturas europeas como parte de los pueblos dhármicos, y su pérdida de identidad frente al avance de las religiones abrahámicas.

Applied Philosophy, el segundo capítulo, entra ya en detalles de lo que es el Nacionalismo Dharma, es decir, la aplicación de la Ley Natural llevado a lo político, reconciliando la espiritualidad con el activismo político. Cabe destacar que con esta reconciliación, Sri Acharyaji no cae en un anti-secularismo militante, puesto que el Sanatana Dharma es más una vía de valores y filosofía que de observancia ritual, y comprende al activismo político como una acción que trasciende las fronteras de la política partidista.

El tercer capítulo —Opposition to the Natural Way— hace mención de las ideologías, credos, filosofías y cosmovisiones que están en conflicto con el Sanatana Dharma y el Nacionalismo Dharma, donde el Abrahamismo es la raíz común de la mayoría, si es que no de la totalidad, de los credos que han estado en constante batallar con la Eterna Ley Natural: Judaísmo, Cristianismo Paulino, Islam, Marxismo, Ateísmo, Igualitarismo Radical, Universalimo Radical, Relativismo y Materialismo Secular. A lo largo de este capítulo, podemos atestiguar cómo el Abrahamismo ha ido mutando desde el amanecer de los tiempos, sin perder jamás su esencia moral, que desde su formación es contraria al Dharma.

El escenario actual y su interacción, sea negativa, sea positiva, con el Sanatana Dharma es tratado en el cuarto capítulo, Historical and Contemporary Conditions, donde se toma como punto de partida a la Ilustración y posterior Revolución Francesa, donde se perfila el escenario exhibido en el día de hoy, en la Era Post-Secular. Lo interesante de este capítulo es que otorga un contexto temporal actualizado a la espiritualidad védica, a diferencia de otros credos e ideologías anacrónicas: el Sanatana Dharma, aun naciendo hace milenios, puede tener cabida en el mundo actual, no a través de la observancia del rito, sino a través de la observancia de los valores. Y se enlaza con el próximo capítulo.

Governance and Policy Issues entra de lleno en la posición política del Nacionalismo Dharma respecto a variados asuntos, como una visión del mundo a través de la vida llevada por el Nacionalista Dhármico. No sólo se propone una reducción de la burocracia a gran escala, sino una disminución definitiva al excesivo poder gubernamental y una descentralización de la autoridad gubernamental, además de un definitiva (y tribal, además) apología de la facultación (que es el término que debería usarse en realidad para el “empoderamiento” que tanto le gusta a los de Izquierda) de las comunidades locales . Y cito:

El gobierno perfecto asegura el bienestar del pueblo sin obstaculizar la libertad del pueblo. El bienestar y la libertad del pueblo deberían ser inseparables, y no falsamente opuestos el uno con el otro. (p. 105)

Hay muchos temas tratados en este capítulo, los que van desde materias energéticas, hasta las políticas externas de algunos países, pasando por la planificación urbana, inmigración, sustentabilidad ambiental, políticas de salud, etc.

Strategy, sexto capítulo y final del libro se enfoca en la forma y tácticas de activismo nacionalista dhármico y el cómo llevar a cabo la difusión de esta filosofía de forma transversal en las distintas audiencias donde pudieran captarse adherentes al Sanatana Dharma, los que irían desde los paleoconservadores, partidarios de Ron Paul, nacionalistas, juventud straight edge, verdaderos partidarios del Tea Party, y otros.

El libro, además, incluye Apéndices donde se hace mención a los aliados potenciales del Nacionalismo Dharma (eurasianistas, Nueva Derecha, nacional-anarquistas, Natural Law Party y tradicionalistas radicales, algunos pensadores nacionalistas dhármicos (cuya lista de autores incluye a la mayoría de los autores que citamos), así como definiciones cortas de los bloques geopolíticos y políticos de la actualidad.

En síntesis, un libro claro, de lectura concisa y eficiente, donde no hace falta estar inmerso de forma observante en el mundo del Sanatana Dharma/Hinduismo Védico para comprender los postulados y, aún más, para concordar con ellos. Probablemente, quienes sean lectores asiduos de Guillaume Faye, Alain de Benoist y Julius Evola podrán encontrar más de un alcance con las ideas planteadas en The Dharma Manifesto. Si alguien quiere averiguar más sobre el Sanatana Dharma, puede acceder al sitio web de Dharma Central, y al antiguo sitio de Dharma Nation.

Por otro lado, recomiendo la excelente entrevista que efectuada por Robert Stark para The Stark Truth,  y probablemente recomiende la entrevista que le hice yo para el próximo número de Identitas.