¿Por qué el Metal es de Derecha?

Gregory Hood

Crecí escuchando metal. También he tenido más que una justa dosis de interacciones con diversas manifestaciones de la derecha estadounidense por sobre una década.

Con esto en mente, puedo decir con confianza que la música heavy metal ha hecho mucho más para posicionar la estética, valores, y sí, incluso filosofía, de la Derecha, que todas las fallidas instituciones de la maraña de la Derecha.

Sean cuales sean las opiniones políticas de los artistas involucrados (si aún tienen alguna), el metal pertenece a la Derecha. Desde la parte más simplona a las creaciones altamente complejas de artistas serios, el metal repetidamente subraya temas de conquista, autosuperación, fuerza y conflicto. Si el valor principal de la Izquierda es la igualdad, entonces el valor principal de la verdadera Derecha es la jerarquía. El hilo conductor entre un himno acerca de beber con mujeres hasta el pesado zumbido del doom metal es el rechazo al igualitarismo y las lindas mentiras de la modernidad. Si los izquierdistas pueden “Imaginar” junto a John Lennon un mundo donde los Últimos Hombres pierden todo el día donde hay “sobre nosotros solamente cielo”, el metal provee canciones de batalla para esas cosas por las que todavía vale la pena “matar o morir”.

El metal trata sobre buscar la gloria y la excelencia – Wagner para el hombre de clase trabajadora. Incluso los izquierdistas que traten de canalizar el metal se hallarán presentando una imagen de fuerza, vitalidad y auto-glorificación. Sea cuales sean las creencias políticas de un headbanger de izquierda, la estética les traiciona.

No puede decirse lo mismo de lo que se entiende como la “estética” del movimiento conservador.

Algunos conservadores cristianos odian el metal debido a las creencias anticristianas y simbolismo de algunas personas involucradas. Obviamente, esto es pintar el género con lo ancho de una brocha  – cabe destacar que las imaginería “satánica” de muchos de los primeros artistas fue utilizada para simbolizar el mal como algo real y algo de temer. Éste es un tratamiento mucho más respetuoso de la teología cristiana que el cristianismo contemporáneo – que sostiene la fe simplemente como un medio para encajar en el día a día en un refugio para desamparados en el centro de la ciudad, despojado de cualquier significado divino. Además, los cristianos más conservadores hoy parecen más decididos a competir por quién adopta más niños africanos medio famélicos para traerlos a su McMansión que por garantizar un futuro promisorio para sus propios hijos. Así que no debemos estar demasiado preocupados por sus reclamos por lo “malvado” que es el metal.

Incluso aquellos metaleros auténticamente anticristianos atacan la fe desde una perspectiva diferente a la de tu entorno izquierdista habitual. El metal está lleno de críticas a la religión cristiana por desplazar las tradiciones espirituales indígenas de Europa, por supuestamente promover el igualitarismo y por servir como una fuerza de represión sobre personas extraordinarias. Hace eco de las acusaciones de Oswald Spengler de que la cristianidad era “la abuela del bolchevismo”. Esto difícilmente es la vieja basura anticristiana reciclada.

Más allá de la ideología y la estética, el metal es profundamente un género “localista”. Las bandas deben desarrollar un camino y trabajárselas para crecer, en lugar de simplemente ser impuestas a todos nosotros por algún productor discográfico a los 19 años. Esto va muy en la onda de la “radio pirata” que popularizó primero al género. Lo mejor de los programas de radio de metal locales era que eran instituciones orgullosamente locales. Los locutores eran amateur, la mitad de las bandas eran desconocidas, no podías conseguir una señal decente una vez que dejabas los límites de la ciudad sobre la cual estaba basada y carecía totalmente del brillo y la profesionalidad de una estación de estación de radio mayor. Era algo único, un gusto adquirido. Realmente podías encontrar nuevas bandas y nuevas canciones – algo que difícilmente puedes lograr hoy en una estación de radio importante.

Cuando el conservadurismo era serio, las instituciones locales eran apreciadas por su propio bien, con las comunidades sirviendo como base adecuada de afecto – los “pequeños pelotones” de la frase de Edmund Burke. Hoy en día, el conservadurismo se compone de veinteañeros conspirando para darle exenciones de impuestos a corporaciones desarraigadas. Para mí, es el mismo conflicto que escuchar una nueva banda en una lista de reproducción de metal u oír la misma “canción” de Rihanna una vez más en una estación “profesional”. Esto último sólo puede ser llamado “cultura” por un verdadero cínico y sirve como evidencia de que las opciones populares son impuestas desde arriba en lugar del espontáneo “libre mercado” de las fantasías libertarias/conservadoras.

El metal como género, incluso en su forma más básica, depende de la musicalidad. En su mejor momento, puede sublimar temas profundos dentro de complicadas estructuras melódicas. No puedes “falsear” el buen metal. No es casualidad que muchos metaleros más jóvenes se “gradúen” a la música clásica cuando se hacen mayores, de la misma manera en que los talentosos músicos que fueron pioneros en el género tienen una deuda con los maestros de Viena y Bayreuth.

En la música popular de hoy, puedes sustituir a Ke$ha, Katy Perry, Rihanna, el cadáver animado de Britney Spears y lo que sea que estén promoviendo en alguna melodía. Es difícil decir si alguien siquiera lo nota –como mantener el autotune encendido. Los temas son predecibles, las melodías trilladas, el “mensaje” estereotipado como si te expresaras tú, incluso (especialmente) cuando no tienes nada que decir. La música popular es la banda sonora a la democracia de estilo americano, y no puedo pensar en condena mayor. Si pudiera tomar prestada una frase famosa, cuando alguien me dice que la estación de pop es “cultura”, le quito el seguro a mi revólver.

Claramente, si el conservadurismo trata sobre defender el orden establecido, la música heavy metal difícilmente es el tipo de cosa con la que los campeones del hace rato extinto Antiguo Régimen se sentirían cómodos. Por supuesto, es parte del punto. No vivimos en un mundo donde el “Establishment” son aristócratas patriotas defendiendo los intereses de la Iglesia y la Corona. Vivimos en un mundo donde las empresas de la Fortune 500 financian grupos que combaten el “privilegio blanco”, donde el multiculturalismo se ha tomado las manos Goldman Sachs, donde la justificación de este Sistema está delineada para ti en tu educación obligatoria sobre la diversidad en el aula y la sala de reuniones de la empresa. En su Sistema, no el nuestro. ¿Por qué queremos que sea más eficiente o reducir sus impuestos?

¿A quién le importa?

La Derecha no puede mirar a Burke en este contexto – debe mirar a Burzum. El sistema debe ser desmantelado y el metal es la banda sonora de esa Revolución – incluso si la gente que lo ejecuta no está consciente de ello.

¿Quieres hacer algo que marcará una diferencia? Ahorra el dinero que ibas a perder apoyando a otro político conservador chamullento que promete salvar a Estados Unidos, y en vez de eso anda a comprar algunos discos de metal.

 

Entrada original: http://www.radixjournal.com/journal/2014/7/2/why-metal-is-right-wing

Traducción: Francisco Albanese

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s