Contra el Burka, Bikinis — no Swástikas

Francisco Albanese

Como era de esperar, la prensa corrió a explotar la noticia sobre un partido nacionalista, adscribiéndole características ultraderechistas, ya sea por ignorancia, o porque la etiqueta ‘ultraderechista’ vende más ejemplares de periódicos que ‘derechista’. Sensacionalismo políticamente inexacto.

Decir que Alternative für Deutschland (AfD) es ultraderecha es:

1. No entender qué es ultraderecha; y,
2. No entender qué es lo que busca AfD.

El mal funcionamiento de la Unión Europea, es decir, una modalidad de comunitarismo socialista pero que, por extraño que parezca,  no protege los intereses europeos, ha provocado que se levanten alternativas a las usuales fuerzas políticas dominantes, sobre todo en los países que están resultando más perjudicados por la UE. Y pese a que los medios de comunicación masiva intentan insinuar respecto al papel fundamental que tendría la inmigración proveniente del Tercer Mundo en el auge de los populismos europeos (como un chivo expiatorio), lo cierto es que han sido las dolorosas medidas económicas el factor decisivo por el cual se han inclinado las votaciones en algunos lugares[1], como lo es el caso del Brexit.[2]

Ahora, pese, nuevamente, a lo que diga la prensa, ese euroescepticismo no tiene mucho que ver con el nazifascismo como tal y, de hecho, en muchas materias es, incluso, enemigo.

 

Concentración de votos para Alternative für Deutschland.

La mayor concentración de votos por AfD se presentó en aquellas zonas que pertenecían a la ex República Democrática Alemana, de corte socialista. Sin embargo, inferir que el Este vota más por el AfD porque son socialistas y tendrían, entonces, cierta conexión ‘espiritual’ con la derecha más socialista (haciendo referencia a la relación que hace la prensa entre el “nacionalismo” de AfD con la ultra-derecha del NSDAP), es desconocer que las sociedades tienen más aristas que lo económico, más aún cuando el sector se inclina a votar por un partido cuyas políticas económicas no son socialistas, sino que van de liberales moderadas a liberales más pronunciadas.

Por otro lado, está la tesis simplista que son los sectores pobres y retrógrados los que se inclinan por la ultra-derecha (que, en realidad, es euroescepticismo y no otra cosa), como si eso fuera suficiente, algo así como la simpática exageración que se exhibe en el episodio de South Park llamado “Goobacks”, donde los sectores pobres e ignorantes de la población son los conservadores que se oponen al progreso manifestado a través de las masas inmigrantes. Para estar en contra de la inmigración musulmana (que es el paraguas donde se incluyen africanos y árabes), basta con atestiguar los embates de la inmigración. Y tampoco hay que estar lleno de musulmanes para votar por aquéllos que en su programa consideran detener el flujo. De hecho, el AfD ganó en los lugares donde hay menos inmigración musulmana. Probablemente, estén mejor sin ellos y quieren seguir así.

Tanto el socialismo soviético que regía a la parte oriental de Alemania como el AfD dan un énfasis en la protección y seguridad, y no sería de extrañar que, viendo que en Alemania –y en Europa en general– está aumentando la escalada de actos terroristas de corte jihadista, al menos un 14% de los ciudadanos vote en favor de quienes les están prometiendo frenar eso.

No obstante, si quisiera hablarse de ‘ultraderecha’, debería hablarse del Nationaldemokratische Partei Deutschlands, o NPD. AfD, por su parte, no teme a confesarse de orientación liberal (todos los párrafos citados a continuación están traducidos del texto MANIFESTO FOR GERMANY. The Political Programme of the Alternative for Germany[3]):

“CORAJE PARA DEFENDER A ALEMANIA
NO SOMOS SÚBDITOS, SINO CIUDADANOS LIBRES.

Somos liberales y conservadores.
Somos ciudadanos libres de nuestra nación.
Somos firmes partidarios de la democracia.

Además, el AfD está a favor del armamento ciudadano, al contrario de la ultraderecha histórica que confía en el estado por sobre todo, y que cree que sólo el Estado debe ser quien posea el potencial bélico:

AfD se opone a cualquier forma de restricciones de los derechos civiles al asfixiar la legislación de armas de fuego. Mediante la criminalización de la propiedad de armas los delincuentes no son disuadidos, sino que las víctimas se hacen más vulnerables.

Su oposición al Islam no es antojadiza:

AfD se opone firmemente a la práctica islámica que está posicionada contra nuestro orden constitucional liberal democrático, nuestras leyes, y los fundamentos judeo-cristianos y humanistas de nuestra cultura.

La creciente influencia de los países islámicos contradice nuestro orden constitucional liberal y la integración de los residentes musulmanes.

Esta integración de la que habla el párrafo anterior es la manera liberal igualitaria de lidiar con el multiculturalismo, es decir, absorber a las otras culturas y que éstas adopten las características de la cultura que ofrece hospedaje. Por el contrario, la forma de la ultraderecha y de la derecha alternativa sería la segregación de estas masas, y la expulsión en los casos que lo requirieran.

Quizás sean algo duros con el Islam, pero su antagonismo no es visceral, sino que se ampara el las instituciones sociales y ciudadanas sobre las cuales Alemania está levantada:

El Islam no pertenece a Alemania. Su expansión y el número cada vez mayor de musulmanes en el país son vistos por AfD como un peligro para nuestro estado, nuestra sociedad y nuestros valores. Un Islam que no respeta ni se abstiene de estar en conflicto con nuestro sistema legal, o que incluso afirma que el poder es la única religión verdadera, es incompatible con nuestro sistema legal y nuestra cultura.

Una vez más, la prensa desinformando. Aunque el declive cualitativo de los medios de comunicación ya no debería sorprender a nadie.

Notas.

[1] http://alternativeright2.blogspot.com/2014/06/nationalism-through-apathy.html

[2] https://derecha-alternativa.com/2016/06/24/brexit-anarquia-en-la-ue/

[3] https://www.afd.de/wp-content/uploads/sites/111/2017/04/2017-04-12_afd-grundsatzprogramm-englisch_web.pdf

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s